jueves, septiembre 13, 2007

QUÉDATE A MI LADO
("LES ENFANTS DU SIÈCLE")


Del apasionadísimo y rebelde romance entre Alfred de Musset y Georges Sand, podrían sacarse conclusiones, paradójicamente un poco desilusionantes. Si bien es cierto poseía el sello de un amor a prueba de contratiempos, por encima del bien y del mal, puro hasta la locura , ellos estaban tocados por el hado del privilegio en una época especialmente convulsa, en el París del romanticismo pero también de la revolución, con gente mugrienta y enferma que exigía libertad y justicia con su rostro más desafiante; La busqueda de belleza y la tranquilidad de espíritu era poseída en exclusiva por los poderosos , los nobles y pre-burgueses, y pertenecer a ese exclusivo club les eximia de cualquier penalidad minimamente parecida… sólo ellos vivían en ese cuento de hadas capaz de proporcionarles todo el tiempo del mundo y riquezas (materiales y/o intelectuales) para llevar a cabo refinadísimos y alambicados culebrones de amor y odio.
Aunque estos dos amantes escritores le dedicaran algunas letras (con buenísima intención, eso si…) a la muchedumbre en griterío, lo hacían entre copas de licor y volutas de cigarros exóticos; tenían todo el tiempo energías, tanto para cortejar la pluma y obtener soflamas lo suficientemente convincentes, como para amarse en divanes turcos , sobre cubrecamas de piel y entre sábanas de seda…cultivaban su pasión con Lizst, tocando de fondo el piano en reuniones artísticas, junto a Delacroix, por ejemplo (gran amigo de Musset, al que arrastraba con él a los burdeles más sórdidos de Paris) y ya en soledad, en hoteles llenos de parafernalia orientalista (como mandaban los cánones de la moda romántica…) o aprovechando los entreactos de los últimos estrenos de ópera para coquetear lascivamente...les sobraban días, semanas, meses, para subir y bajar en carruajes destino la campiña, o hacia otras lejanas ciudades…incluso , traviesos y osados, hacían el amor dentro de ellos en pleno viaje…brillantes y transgresores, pero un poco ajenos a la realidad social de los más humildes, los que agitaban el puño contra ellos.En fin, un poco como ahora. Como siempre...

La película, dirigida primorosamente, con rigor histórico y sensibilidad por
Diane Kurys, posee una belleza formal exquisita, nada fría, al contrario (está saturada, en los ropajes por ejemplo, de los tonos más cálidos de las especias : cayena, canela, pimentón...el Burdeos del vino, la grana, el oro...) que acerca incluso varias escenas a cuadros de Caspar D. Friedrich. Cuenta con una Juliette Binoche haciendo de Georges, interpretándola seguramente más luminosa de cómo la presentan los retratos de la época, actuando apasionada pero contenida, mostrando convincente una sencilla resignación ante las correrías de su amante Alfred, sin demasiados aspavientos. El es un Benoît Magimel tan magistral en su atolondramiento de opio y absenta, agitado, enfebrecido y alterado, como cuando cabal y tierno llena de besos la nuca de su amada ( Está increíblemente guapo cuando libera sus dorados rizos de un sombrero de copa gris perla y hace esto último mostrando su perfíl napoleónico,como cincelado en mármol…)

Es el retrato de una ociosidad romántica pero productiva, la que indujo a estos dos auténticos hijos del siglo a crear y amarse sin trabas ni prejuicios. Juntos.

P.D: ¿Y del cartel? ¿que decir del cartel? yo me lo colgaba YA en el dormitorio...

16 comentarios:

Mad Hatter dijo...

Lo cierto es que si dedicásemos más tiempo al arte, al amor, a disfrutar de la naturaleza, osea a VIVIR. En definitiva, trabajar para vivir en lugar de vivir para trabajar, otro gallo nos cantaría.
La pregunta (lamento ser algo pesado con este asunto) es ¿Cuánta gente feliz cabe en el planeta?
Por lo demás, una entrada muy interesante, romántica e intensa, magistralmente expresada, como siempre "Nanci".

Lunarroja dijo...

Yo me lo colgaba... ¡pero en el alma!

El futuro bloguero dijo...

Un romance, apasionado por definición, y muy bien rodado. Esta peli me encantó, pero no recordaba el cartel. La binoche, maravillosa

Madame Vaudeville dijo...

¡Pero cómo no he visto esta película!
Gracias por al recomendación. Por cómo escribe sobre ella (y sí, también por el sugerente cartel)debe ser muy especial.
Por cierto, acabo de fijarme en que la "etiqueta" es Pantalla Mágica. Genial nombre. Si lo llego a leer antes, se lo copio. Jeje. es broma.

Ex Traño dijo...

perdon por colarme sin invitación,
el cartel es tan rojo y francés, que ya huele a buen cine.
Gracias por la recomendación siempre es bueno saber que hay cine más allá de holywood

Comte Zero dijo...

Siento dicrepar, pero tanto romanticismo desaforado casi llega a rozar las obras de Danielle Steel, Barbara cartland o la mísmísima Corin Tellado. Casi, si no fuese por ese trágico final.

MALEFICABOVARI dijo...

El cartel es único, pero tu post se sale, es todo pasión¡ Esta película tengo qeu cogerla, ya la había avistado, y ahora se hace obligatoria. No me importa que no supieran, o que supieran poco, de lo que se cocía fuera de aquella habitación, de aquellos mundos perfectos, de aquellas bellas postales dónde ellos daban el perfecto papel protagonista, para mi lo importante fué la unión de dos almas que tenían tanto que decirse la una a la otra, y tanto que transmitir a los demás... No elegimos el nacer en ninguna parte, mas bien nos eligen a nosotros los lugares, todavía no sabemos porqué, hubieras estado maravillosa en ese papel, nena, por tu homenaje, por tu jepeto monísimo, por tu arte, era tuyo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Bssssssssssssssss

atikus dijo...

Pues esta peli se me paso, y creo que despierta muchos instintos...,;)
así que la pongo en mi carpeta de deberes ahora mismo, tiene una pinta estupenda, muchas gracias!

Toni Bernat dijo...

Me parece muy pertinente esa reflexión que haces en torno al la riqueza y la pobreza y sus correlatos: el amor y el pan para llevarse a la boca.

Coincido contigo: tan sólo cuando lo básico es colmado, es cuando pueden surgir sentimientos tan sofisticados como el amor, o la caridad...

(pd: de la pelicula recuerdo que me impresionó muy mucho eso que dices del color, embriagador)

Saludos.

nancicomansi dijo...

MAD: Bueeeenooo, que me ruborizo, Mad...Enfin, ya digo...ellos tuvieron la suerte, capacidades y tiempo para no tener que preocuparse por nada más que no fuese vivir su fantasía...afortunados...

LUNARROJA: También, tambien...

EL FUTURO BLOGUERO: Cartel incluido, todo encaja en la perfección de su belleza...

MADAME VAUDEVILLE: YA me contarás cuando la veas, ya me contarás...

EXTRAÑO: Eso, hay que intentar ver buen cine europeo...pero mucho me temo que tardaremos en compesar su sutíl invasión por todos los frentes...
Estás requete-invitado siempre que quieras a este rincón, eres bienvenido.
Un saludo!!

COMTE ZERO: Ya dije que tiene el "empaque" de un culebrón, pero es que tambioénlos hay muy bellos y de intensisdad nada desdeñable, además, no me compare la peli con lo que esas señoras pueden llegar a "perpretar"...

MALEFICA:Bueno, la verdad es que estar en la piel de essa señora no te negaré sería super-tentador, si, ya digo que estaba tocada por la suerte, si...

ATIKUS: es que tampoco es muy conocida, de hecho yo la descubrí en el video-club, no sé siquiera si la pusieron en el cine, pero te la recomiendo, de verdad...

TONI BERNAT: Si, la verdad es que además de su exquisita estética, me impresionó el brutal contraste entre ellos y el mundo "real" que les rodeaba...eso pone de relieve lo que tu dices, que ciertos sentimientos sublimes sólo aparecen cubiertas las primeras necesidades...triste pero cierto...

Adúlter dijo...

¿Merece la pena entonces?

(el cartel es una pasada, como un Schiele en foto)

nancicomansi dijo...

Adulter...yo la encontré arrebatadora...

besos, que hacía tiempo no te pasabas por aquí...

Letra dijo...

La voy a ver!

WODEHOUSE dijo...

A veces ya es tarde para detenerse en estos placeres.

el nombre... dijo...

Me encantó el cartel!, para responder a tu pregunta, también lo colgaría en alguna parte de mi casa!
A la peli, a ver si la consigo!!!
Con la Binoche, será una exquisitez!


un beso.

LOLA GRACIA dijo...

Quiero ver la peli...George Sand es que era una cachonda que le daba a todo...con pelas y buena situación hizo lo que no se atrevían las damiselas de la época y eso hay que aplaudírselo.