miércoles, octubre 21, 2009


EL SINDROME MARIPILI


«Maripili es una mujer de cualquier edad que quiere agradar a todo el mundo, que lucha para ser buena en cada uno de los papeles que le ha tocado ejercer durante su vida, aunque esto implique un desgaste extremo tanto físico como psíquico, y que se desmorona cuando recibe un mensaje de rechazo o de censura», así resume la directora del I Congreso Internacional de Liderazgo Femenino, Carmen García Ribas, la situación de muchas profesionales de nuestro país.

Estaba fregoteando platos cuando escuché por radio una entrevista referida a este tema. La verdad es que la sola mención de “síndrome” ya me suele poner un tanto en guardia, parece como si hoy día pudiera englobarse cualquier actitud más o menos singular -un poco más que frecuente en mucha gente,si se quiere- bajo el signo de una enfermedad sintomática. Por otro lado, el acompañamiento del gracioso nombre de Maripili, me remite directamente a la ironía, a cierto cachondeo feminista. Pero la tal Carmen se explicaba con tanta pasión y coherencia, que me dio por ofrecerle el beneficio de la duda, y la verdad es que no me arrepentí un ápice. Así que aclaraba cazuelas y ponía el oído. El discurso tenía miga, consistencia, y pese a que se enfocaba –sobre todo aunque no en exclusiva- en el caso de mujeres que lideran o mandan en sus trabajos (directivas, jefas...) cualquier mujer (si, sobre todo mujer) podía sacar tajada y aprender de esas reflexiones.
Remitía a una fémina que, en general y por cultura social, adolece de una seguridad en si misma que la lleva a querer complacer en todo, a todos, ya toda costa; Como tales expectativas no suelen cumplirse por tratarse de una titánica tarea, esta situación provoca nazca el sentimiento de culpa. Mencionó a colación una acertada metáfora de la actitud de auto-sabotaje, la metáfora del baile (que sería la vida misma)... ¿quién suele ser la pareja de baile de la culpa? el castigo, sin duda. Este podría ser incluso el "quid" de la cuestión a tanta mujer maltratada… ¿es casual, por parte de algunas, la reiteración de escoger hombres prepotentes claramente dispuestos a pisotearlas? ¿No sería eso una manera de auto-castigarse mediante el otro? Son casos extremos que sin embargo se dan a diario.
El tema me pareció, entre plato y vaso, muy interesante, con multitud de ramificaciones y nudos que podrían llevarnos horas de dedicación en desentrañarlos…pero vamos, Maripilis somos un poco todas. Y sólo en nuestra mano está el querernos más, regalarnos con auto confianza y no esperar la bendición de los otros, la incesante búsqueda de que nos den permiso hasta para respirar, quitarnos el yugo tan pesado de ser y estar perfectas a todas horas. Del esplendor continuo en todas las facetas de nuestra vida...

"EL SINDROME DE MARIPILI" de Carmen Garcia Ribas, ed "La esfera de los libros"

13 comentarios:

Mad Hatter dijo...

Eso de autocastigarse a través de la pareja me ha parecido muy fuerte, pero es cierto que explicaría muchas cosas. También puede ser que entre esas titánicas labores se encuentre la de tratar de cambiar a la pareja.
Posiblemente sea más minoritario pero me da la impresión de que no es algo exclusivo de las mujeres y que también se da en hombres.
Si queremos una mayor igualdad creo que un paso importante es empezar a evitar estereotipos y hablar de personas y no de sexos, en tanto no se demuestre claramente que se trata de algo ligado al sexo, lo cual, en mi opinión, sucede en muy contadas ocasiones.
No obstante me ha parecido muy interesante, Nanci.

El futuro bloguero dijo...

Leído en el blog de Escolar:

“Rajoy se esforzó para no ser agresivo (con Elena Salgado) porque hubiera quedado como cuando un chico le pega a una chica en el colegio”, explicó esta mañana María Dolores de Cospedal.

Es una derivación nada evolucionada de un comportamiento clásico del patriarcado, que compensa la sumisión y el desprecio con los buenos modales. Machismo sí, pero con educación, que hay que respetar la propiedad ajena y la mujer siempre es madre, esposa o hija de algún otro caballero.

“Si no fueses mujer te daba dos”, sentenciaba Manuel Fraga hace unos años. O dicho de otra manera: el macho español se puede dar de hostias con otro señor, que para eso es libre, pero ante una mujer el máximo permitido es el piropo soez o el pellizco en el culo. O el bolígrafo en el escote, como hizo Aznar con Marta Nebot.

“¿Lo ha entendido todo, señorita Salgado?”, le repetía constantemente un profesor a la actual vicepresidenta cuando era la única mujer en la Facultad de Ingeniería Industrial. Con esa misma displicencia trató Rajoy en el debate presupuestario a Salgado, que además de ingeniera es licenciada en Economía. Al líder de la oposición sólo le faltó preguntar a la vicepresidenta si podía hablar con el hombre de la casa. ¿Qué hacer ante estas actitudes? Ana Botella tiene la respuesta: “La Cenicienta es un ejemplo para nuestra vida por los valores que representa. Recibe los malos tratos sin rechistar”.

Me lo expliquen...

xnem dijo...

Vuelvo con la cosa familiar. Mi madre se llamaba Pilar, así que lo de maripili me es muy cercano, durante un tiempo tuve un añejo maniquí que sufría mis iras de incipiente fotógrafo a falta de otras modelos que martirizar. Le puse Maripili, así tal cual lo escribe usted.

Los “machos domésticos” –como nos denominaba mi profe de latín del instituto-, somos a la vez “la señora de la casa” –cuando aparecen los vendedores a puerta fría o las teleoperadoras a las horas mas críticas-, y también “maripilis” y a la vez “marujas”, es decir creo que la señora Carmen hace una diferenciación entre maripili y simple maruja. Así es normal que cuando andamos por casa entre plato y baso, entre mocho y plumero, entre presupuesto y llamada urgente del cliente, se nos escape algún “es que no me dura nada limpio” o “por favor cierra la nevera!” que decía mi santa Pili.

Lolita Lamento dijo...

Tiene usted una estatuílla que recoger en mi blog :)

Noemí Pastor dijo...

Me interesa.

Blue dijo...

Sí,todas tenemos algo de maripilis. Y por el momento creo que es cosa de mujeres.Las mujeres estamos más "exigidas" (expresión mexicana que me encanta y me viene al pelo).
La exigencia de los hombres es más intensa y la de las mujeres más extensa.

Es mi modesta opinión.

Saludos.

Carmen dijo...

Conocí, de paso, a una chica que se quejaba amargamente de la mala suerte que tenía con los hombres a los que amaba... todos unos gilipollas, chulos y mierdas de mucho cuidado. No es mala suerte, pensaba yo, es que no te valoras nada a ti misma y te dejas ver en el espejo del primer chulo que se te pone delante.
Pues eso...
Me quedo con todo tu texto y me reconforto con el final.
Besos femeninos y feministas.

nancicomansi dijo...

MAD: Hacer demasiado hincapié en las mujeres como género a proteger, estoy de acuerdo contigo con que parece crea más alejamiento del uno "contra" el otro, pero es que fíjate tú (y no me considero feminista recalcitrante) esta sociedad es básicamente machista y de manera quizás más sibilina (menos en los casos de violencia doméstica, que son casos flagrantes) el papel de la mujer como objeto o cosa, se prepetua y difunde através de los medios de comunicación, como algo completamente normal (sólo hay que ver un sólo dia GRAN HERMANO para darse cuenta de ello). Eso es así y no es nada que vaya a nuestro favor, no?
¿Y el que una mujer por el sólo hecho de serlo cobre menos?
Pues ya me dirás...

ELFUTURO BLOGUERO: CLaro...lo que le decía aMAD...hay un machismo trasnochado que se disfraza ahora con educación, y a la vez otro completamentte "troglodita" que es lo que nos cuentan las 45 muertes de mujeres en manos de sus maridos o ex (y cuatro hombres, todo hay que decirlo)

Lo de la Botella es tan fuerte que parece una invención...pero después de lo de las "peras y manzanas" respecto a los homosexuales...

XNEM: LO del cachondeo con el nombre no se lo tome a mal, pero convendrá conmigo que suena al año "catapún", incluso que tiene reminiscencias franquistas...
A lo mejor sólo me lo parece a mí, perdone...

Y de lo otro no creo haberle entendido mucho. Una "maruja" entendida como una mujer que cuida de su casa, no tiene forzosamente que ser una "maripili". Todo depende de la si ejrce este trabajo (que lo es) por propia voluntad y no bajo la influencia de los supuestos "deberes" que tiene la obligación de cumplir si quiere ser una "buena esposa" y "buena madre"...
Maripili puede serlo una ejecutiva soltera con dos gatos y un perico y un mercedes a la puerta de su apartamento de lujo.

LOLITA LAMENTO: AY, que ilu!!! pues ya me paso...,)

NOEMÍ: gracias.

BLUE:Pues es verdad...a ellos, si les exigen, suele ser sólo en el trabajo, cosa que en las mujeres se hace extensible en el ámbito del hogar, los hijos...

CARMEN: Parece crudo, duro, pero yo estoy contigo con que en el 99'9 de los casos, es así. Sobre todo porque muchas de ellas no tienen un pelo de tonta, son inteligentes, pero con un extraño "punto ciego" que les impide ver con claridad a la hora de establecer pareja...yo no creo que sea casualidad, se suelen repeir patrones...yo también conozco un par de casos, y es tal que así.

WODEHOUSE dijo...

Voy a dejar un tanto de lado a los hombres en este tama, puesto que en mi caso al menos, tan solo yo solita, me basto y me sobro para autocastigarme hasta por los dos típicos kilitos de más.
Yo si que tengo un buen síndrome Mari pili ya lo creo, ya...

nancicomansi dijo...

WODWHOUSE: Ja,ja,ja...ya me imaginé que te sentirías aludida, pero hija, es quie el nombre es ese ¿y ti no te llaman Maripili sino Pilar, no?
Bueno, también es verdad que solas nos bastamos paera machacarnos, pero yo creo que es por la sombra de alguna influencia de la educación y la cultura..¡¡ES casi imposible vivir en la sociedad y que no te afecten sus estereotipos en mayor o menos medida!!!

besazo!

WODEHOUSE dijo...

En los ambitos digamos serios me llaman Pilar.
Pero en todos lados me llaman Piluca, que es peor...he intentado quitarles la manía y ya me he dado por vencida. Me lo pusieron en mi casa de pequeña y menuda gracia que me hace, aunque mi nombre real es Luisa Pilar, que ya es la repera!. Como no voy a tener cisis de identidad con tantos nombres.

Fernando dijo...

Hace muy poco he leído una entrada en otro blog planteando el mismo asunto de un modo parecido: es como si existiera una fuerza superior que nos condujera (a hombres y mujeres, pero me temo que más a nosotras) a ir por la vida pidiendo dispensas por no ser un montón de cosas, por mencionar algunas: ni disciplinados ni dóciles; calladitos ni obedientes; creyentes y menos devotos; madrecitas abnegadas ni esposas sumisas.

Anónimo dijo...

[url=http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardineroenlared/]Ganar Dinero[/url]
[url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardinero.jpg[/img][/url]
[b]Estas necesitando informacion sobre como ganar dinero[/b]
Nosotros hemos encontrado la mejor guia en internet de como trabajar en casa. Como nos ha sido de interes para nosotros, tambien les puede ser de utilidad a ustedes. No son unicamente metodos de ganar dinero con su pagina web, hay todo tipo de metodos para ganar dinero en internet...
[b][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url]Te recomendamos entrar a [url=http://www.ganar-dinero-ya.com/ganardineroeninternet/]Ganar dinero[/url][url=http://www.ganar-dinero-ya.com][img]http://www.ganar-dinero-ya.com/dinero.jpg[/img][/url][/b]
Ganar Dinero