sábado, noviembre 18, 2006




LEVITAS Y GUANTES DE CABRITILLA



Cada vez estoy más convencida de que nací en época equivocada... en lo que a preferencias estéticas se refiere y respecto a la moda de hombres, seguro. Miren sino el cartel de esta película, fíjense atentamente en Edward Norton… ¿no está SUPREMO? Para mí que no ha habido manera más imponente de vestirse el hombre, que en la DECIMONÓNICA ( añadamos los 50's ...) ; ¿Austera? si, ¿poco colorida? también, pero ¿ y aparte de eso, que además no hace sino añadir prestancia al asunto?
No hay hombre “feo” vestido de “beau Brummel”, hasta el tiernísimo “hombre elefante” tuvo garantizada su aura de “charme” en cuanto le arroparon con tales vestimentas…; convertía en CABALLERO a cualquier varón afortunado de permitirse seguir la moda ( hoy en día, nos encontramos en el polo totalmente opuesto, con calzoncillos asomando por detrás y delante de pantalones…) …esos cuellos altos y duros (Mmmm….), blancos, impolutos, enalteciendo rostros bien rasurados y con cutis seguramente oliendo a lavanda ( si no se era minero, o carnicero, o cualquier otro “ero” del estilo, todo hay que decirlo…); trajes tan exquisitamente bien cortados que "suplicaban" compostura y refinamiento al afortunado "gentelman"…virilidad bien entendida...con chalecos y levitas definiendo y marcando el torso sin apretar ni desfigurar, todo mesura milimétrica, cálculo casi “áureo”, como esos abrigos de liviana entalladura, capas de fastuoso vuelo textil …pureza y “limpieza” de formas y proporciones, colores de matices minerales, texturas casi de piel... y después, los complementos: esos guantes de cabritilla, aterciopelados sombreros de copa, … casi estoy describiendo al Montgomery Clift de “La Heredera”, paradigma de este estilo tan abrumadoramente “dandy”…por Dios, lo que hubiera dado yo por ser la arrobada dama, “raptada”estilísticamente, por él…

“the ilusionist”... a pesar de E. Norton y P. Giamatti, me da que esta película no pasará de ser un entretenido y muy bello telefilm de época…ojalá me equivoque. De todas maneras, aunque sólo sea por disfrutar de ambientación y vestuario…

13 comentarios:

India Ning dijo...

Totalmente de acuerdo.
Jeremy Irons en Being Julia, Keith Carradine en Los Duelistas, Daniel Day Lewis en Una habitación con vistas... el atractivo empieza por la manera en que uno se anuda la camisa.

Pero nadie consiguió nunca, llevar un traje como Cary Grant.

Besosssss!

El detective amaestrado dijo...

Tienes razón, nanci...Que bien estaríamos los hombres si aprendiéramos a llevar bien un traje...El padre de un amigo decía que para que no te confundieran con un camarero el día que te pusieras un smoking, deberías llevarlo puesto desde al menos tres generaciones antes...

Anónimo dijo...

La verdad es que la librea hace al hombre más distinguido. En mi caso,Nanci, lamento no haber nacido en las décadas 40 y 50. Esos hombres tan viriles con el traje de raya diplomática!!! Ese Humphrey, Burt Lancaster, Glenn Ford...

Anónimo dijo...

Ah...hablado de libreas!! ¿Quién no recuerda a Poldark?

Lunarroja dijo...

Veo que tenemos gustos parecidos...
Aunque no creo en eso de que todo tiempo pasado fue mejor, al menos en cómo los hombres se anudaban la corbata, creo sinceramente que sí.
Besos.

Winsnt dijo...

Una vez más, un placer leerte.

Esto de la diversidad lo encuentro a cada instante más bendito. Me apasiona y emociona descubrir todo esto nuevo producto de los puntos de vista tan particulares que como humanos manejamos.
El tuyo, un lente atractivo para describir y comparar aromáticamente.

Muy gratificante y estimulante escrito.
Hasta me dan ganas de vestir como esos gentleman que describes!
En una de esas, me va tan bien como a ellos ;)

Saludones grandotototes.

Anónimo dijo...

Está claro que un gran traje puede ayudar a presentar a un 'gran hombre', sin embargo, hay que tener mucho cuidado porque las apariencias engañan... No obstante, reconozco que siempre está bien llevar la ropa que mejor nos sienta...

maite dijo...

Nanciiiii!!!
acabo de recordar que tu cumpleaños era el 16??? con retraso muchas felicidades reina y que cumplas muchos mas!!!

Sonia Marcus Gaia dijo...

muy de acuerdo. habría que ver si también tendría el mismo aura de romanticismo darse una vueltecita con becquer en medio de sus tocecitas, o irse de juerga con byron hasta que se pusiera fresco y quisiera proponerte un tri-zone o caminar por los bulevares de baudelaire tambaleante o presenciar las garatas de verlaine y rimbaud con pistola a la mano. aún así sigo estando de acuerdo. a lo mejor el mundo no nos parecería este bloque de cemento que nos cae a cada instante sin anuncio previo en la cabezota.

saludos,
sonia

nancicomansi dijo...

MIA MOORE: ¡menudos ejemplos me pones! Irons, y Daniel D.Lewis...¡como me gusta este hombre! no es el "típico" guapo, pero es que ni falta le hace...su encanto trasciende el físico ( aunque a mi, esa nariz imponente y aguileña me chifle...), que bien está en "la edad de la inocencia"...
Y luego Cary Grant, que, aunque no es "santo de mim devoción", hay que reconocerle una elegancia innata, parece que naciera con el traje puesto, ni que quisiera podía parecer vulgar...

DETECTIVE: Lo del traje...bueno, luego también está lo de parecer jefe de la planta de caballeros del Corte Inglés, que no todo consiste en ponerte esta u otra cosa, luego está lo que tu dices, saber llevarlo...sobre todo con naturalidad...

LOLA: Todos los que nombras, impecables, llenos de estilo, no "efebos monos", sino HOMBRES-HOMBRES...pero para ser justos, y eso merecería casi un post aparte, estaban todos acompañados por mujeres de "estilazo" semejante: esas AVAS, BETTIS, RITAS, SOFIAS; MARLENES...¡ que sublimadas sus bellezas con esa costura de salón...!

LUNARROJA: Si, desde luego demasiada idealización del pasado tampoco es buena,pero,no me negarás que antes, la "dejadez" o "pasotismo" extremo que se da en bastante medida hoy en día, era bastante inusual...hoy dia, aveces se roza el "feismo" ( cuanto "peor", mejor...). Debe ser consecuencia de cambios sociológicos, el resultado de muchas variables a nivel global, una reacción incluso justificada en algunos casos, tampoco se trata de hacer un análisis sociológico del tema ( que ni sé, ni me atrevo...), pero en fin...

WINST: Gracias, encantada de que te guste...si, cada persona es mundo y poder compartirlo, encontrar "común denominadores" y apreciar la diversidad, realmente enriquecedor...que bien que estemos todos en este barco...

ALLEN: Desde luego, desde luego...al final siempre está "el toque de gracia" de la actitud personal, que, por definitoria, es DEFINITIVA. HAy montones de elegantes "gañanes", que no dejarán de ser eso, o impresentables, o indeseables con trajes de alpaca y corbatas de seda italiana, claro que sí...pero, lo que tu dices, habría que cultivar un poco más ( e incluyo a las mujeres...) la "excelencia" personal también a nivel de indumentaria; no se trataría deser una "marca" andante, ni de estrenar cada semana, sino de apropiarnos del estilo ( aparte modas impuestas) que mejore nuestra presencia, disumule lo menos "afortunado" y potencie lo mejor...

MAITE: ¡UUUUUUUY! tranquuila, muchacha, que no pasa nada, que a estas alturas casi mejor que pase un poco "desapercibido"...
Gracias, de todos modos!!

nancicomansi dijo...

Si, tienes razón, hasta los/as más "peripintados" tienen sus "doce campanadas" como cenicienta, después de las cuales todo puede volverse terrriblemte vulgar...

El jugador dijo...

Siento llegar tarde, porque estoy totalmente de acuerdo con la pérdida de elegancia generalizada dentro del género masculino.
Yo, disfruto pudiendo permitirme, de vez en cuando, ciertas compras. De hecho, recuerdo perfectamente el día que me compré mi primera chaqueta. En cuanto me la puse supe que aquello era para mí. Después de aquello, no podría andar de la misma manera por la calle.
Qué pena que hayamos dejado atrás los tiempos de mi reverenciado Oscar Wilde.

Raquel dijo...

Estilo, clase.... elegancia... charme...