miércoles, diciembre 17, 2008

LIGHT, more LIGHT


(Retazo del discurso que el escritor DAVID FOSTER WALLACE dió a la promoción de alumnos del Kenyon College del 2005)

Aqui hay otra cosa que también es verdadera. En el día a día de la vida adulta no existe tal cosa como el ateismo. No existe algo como no idolatrar nada. Todos idolatramos. Podemos escoger que, pero el acto de adoración es inevitable. Lo más convincente acerca de idolatrar a alguna deidad religiosa, sea Jesucriso o Allah, es que casi cualquier otra cosa que adoren los comerá vivos. Si idolatran al dinero, si eso le da sentido a su vida, entonces nunca tendrán suficiente. Idolatren su cuerpo y la belleza y siempre se sentirán feos y cuando el tiempo y la edad causen sus estragos morirán un millon de muertes antes de su funeral. En cierto nivel todos sabemos esto ya, está codificado en mitos, proverbios, clichés, epigramas y parábolas; el esqueleto de cualquier gran historia. El truco está en mantener la verdad en nuestra conciencia día a día.
Idolatren al poder y se sentiran débiles y asustados. Adoren al intelecto y se sentirán estupidos y fraudulentos, siempre a punto de ser descubiertos. Pero lo más alarmante de estas formas de culto no es que son malas o pecaminosas, sino que son inconscientes. Son configuraciones de fábrica.
Son el tipo de cultos en los que caemos gradualmente cada día, volviéndonos más y más selectivos acerca de qué vemos y cómo medimos el significado sin estar nunca concientes de lo que estamos haciendo.
Recuerden que hay muchos tipos de libertad, pero el mundo jamás les hablará de la libertad más preciada. Hablará de la libertad de ser los reyes de nuestro pequeño mundo (del tamaño de un craneo para ser exactos), solos en el centro de toda la creación. La verdadera libertad no tiene nada que ver con eso, y tiene mucho que ver con la atención, la conciencia y la disciplina, pero sobre todo con la habilidad de preocuparnos por las demás personas de sacrificarnos por ellos una y otra vez en miles de maneras pequeñas y poco sexys
.


DAVID FOSTER WALLACE, el llamado "niño milagro de las letras americanas", el escritor de “La Broma Infinita” o “La chica del Pelo raro” por nombrar una novela y un relato, se mató el pasado 12 de Septiembre en su casa de Claremont, Los Angeles.
Pero su lucidez puede seguir alumbrándonos. Tan sólo hemos de abrir un libro suyo. Cualquiera.


En la foto en b/n que encabeza el comentario, JEFF KOONS por MICHEL COMTE

13 comentarios:

Mad Hatter dijo...

¡Qué bueno! Me recuerda un poco a lo que comentaba en una entrada reciente, sobre el "Sistema Dios". Efectivamente, todos creemos en algún "Dios", incluidos los que se dicen ateos.

Lula Fortune dijo...

No he leído nada de él, pero me ha impresionado esa lucidez y tranquilidad al exponer sus reflexiones. Y luego se suicidó. Aunque viviese mil años, no entendería nunca al ser humano.
Besos ateos.

nancicomansi dijo...

MAD HATTER: Y todos realizamos "actos de fe" cada día, incluso los que no son creyentes...

LULA FORTUNE: Es curioso. QUizás tanta lucidez...

Ñoco Le Bolo dijo...

Es uno de esos escritos que "ilumina". Y si es cierto que vivimos rodeados fe falsos dioses que nos devoran, en ausencia de uno verdadero que ha devorado la civilización occidental.

Besos
_____
_____

Carmen dijo...

Ahora me peleo por enseñar a mis hijos lo que yo quizá no he aprendido bien en la práctica pero sí en la teoría... yo quiero ponerme mis guías... mis ídolos...

besossss

ALOMA69 dijo...

Cierto, no se puede convivir con tanta lucidez, me he acordado de TOOLE el escritor de LA CONJURA DE LOS NECIOS, otro lúcido donde los haya, se suicidó a los 31 años.

Tremendos escritores.

a-escena dijo...

Leches, qué bonito!!!.
Gracias

xnem dijo...

No se acostumbre a hacer posts de “suicidados”, si ya se que en el mundo del “espectáculo” ya hay muchos pero va a quedar raro.
Ya sabe, lo digo por la fotógrafa Francesca Woodman un poco mas abajo.
Pero si, lo que importa es la música, las fotografías o los textos.

atikus dijo...

Supongo que el ser humano necesita creer en algo para seguir vivo, la vida es bastante absurda y pensar demasiado te hace libre, quizas demasiado..., por eso crearon las religiones, para estar tranquilos y no pensar,...

besitos

Francisco Machuca dijo...

Mi querida Nanci:

Te deseo unas felices navidades y un próspero año de nuevo de todo corazón.

Un fuerte abrazo y un millón de besos.

la rata bastarda dijo...

No conocia al escritor,precioso relato...
Supongo que cada uno tenemos nuestros propios Dioses,temores y odios...sólo hay que saber convivir con ellos.
Besitossssssssssss

WODEHOUSE dijo...

Era el niño prodigio, el niño mimado de la literatura desbancando al propio Jonhatan Safran Foer de la que soy incondicional. No entiendo qué puede llegar a atormentar tanto a alguien como para hacer eso. No es bueno ser tan inteligente.

xnem dijo...

Miraba yo el título del post.
Supongo que sabe que se refiere a las famosas -posibles- últimas palabras de Goethe en el lecho. "Luz mas luz". Y parece curioso que sea en ESO en lo que se piense al final.

Bones Festes