martes, septiembre 16, 2008

Dejarse caer; dejarse llevar; simplemente flotar en el líquido embrionario de los sueños. Los propios.
Cuando los pies de la mente empiezan a mostrar signos evidentes de cansancio
y los ojos se duelen del polvo y las legañas secas que la memoria procura con creces….
retomar el viaje interestelar hacia ti mismo…


foto de NICHOLAS ROUTZEN

11 comentarios:

a-escena dijo...

Nanci, me encanta tu nueva entrada. Y cuánta verdad dices!!! Pero,¿ cómo se consigue de forma algo duradera ?.

eva al desnudo dijo...

Es difícil querida, es cuestión de saber hallar la esencia que nos provoque sentirnos etéreos y ágiles como la gasa del vestido remolacha, que dejamos olvidada y sin embargo nos pertenece.

Nota: Nanci, por favor, deja tu apuesta zapatiloide en mi blog, ya no puedo más, qué sin vivir.

nancicomansi dijo...

¿Y a mi me lo preguntas?
Si supiera, y controlara...aunque me temo que no sería lo mismo...

Lula Fortune dijo...

Qué tentación dejarse caer cuando en el horizonte sólo hay un largo y crudo invierno. Me quedo aquí, entre las nubes.
Besos flotantes.

xnem dijo...

Eso!

Marchar para regresar NUEVO.

Alf. dijo...

Me ha gustado más lo del vestido remolacha.

nancicomansi dijo...

EVA: Nunca jamás deberíamos olvidar de ponérnosla...

LULA: Pues si...ese gris helado tienta el desplome...

XNEM: El eterno retorno.Si.

ALF:Es un símil precioso, yo también me quito el sombrero de copa.

El futuro bloguero dijo...

Creo que ese es el viaje más importante, el viaje hacia uno mismo.

Yo voy y vengo continuamente.

Pero regreso.

Regreso a mi.
Regreso aquí.

Beso

ALOMA69 dijo...

Difícil retomar ese viaje hacia uno mismo, demasiada presión exterior.


Un beso!!!

WODEHOUSE dijo...

Qué bien lo expresas, el momento en el que uno está en la frontera entre el sueño y la realidad, como si estuviesen fundidas o superpuestas ambas, solapadas.
La foto es increíble.

Lovely dijo...

Ufffff niña, y esto llevaba aquí días y yo sin leerlo.
ME-EN-CAN-TA!!
En ese momento de dejarse llevar por los sueños me encuentro yo. Cuando tu realidad es un asco, cuando las salidas parecen no llegar jamás, los sueños son lo único que nos queda.
Vivir, Morir, ... tal vez soñar.
La vida es sueño.
Y los sueños , sueños son.

Muack!