viernes, febrero 18, 2011







EL PÍCARO Y LA CONDESA

("BARRY LINDON" de Stanley Kubrick)

La ascensión y caída de un irlandés cantamañas y muy mono (ryan O'neall) en la alta sociedad inglesa del dieciocho, contada como un cuento y durante tres intensísimas horas, con encuadres de una belleza de muerte, puros cuadros del XVIII (Turner, por ejemplo) una fotografía espléndida de paisajes sedantes en todos los tonos del verde y tamizados por un sol de oro y espejos, ambientación milimétrica hasta en la iluminación (siiiii....todo con luz natural, Kubric quiso iluminar la oscuridad con velas, persiguiendo así una fidelidad absoluta) , pelucones altaneros y brocados color mazapán en parasoles de muñeca antigua, ademanes y miradas contenidas por una cortesía hipócrita y zalamera propia de esa alta alcurnia, devaneo y coqueteo a tuti plen, extorsión y chantaje solapado pero envuelto en tafetán y brocados varios y la música de Händel, o Paisiello....y Barry y la condesa sin cruzar palabra cosiendo miradas de seducción pura mientras juegan a las cartas, y los niños floreciendo al día envueltos en terciopelo y puntillas, paseando por el parque con caballos enanos con adornos de plumaje en la cabeza...oh, es taaaaan maravillosa que esas tres horas se hacen añicos en tus pupilas como cristales mágicos...

8 comentarios:

xnem dijo...

un peliculón que hace mucho no he vuelto a ver, espero que un día de estos se cruce en mi camino de nuevo.
Gracias por recordarlo.

nancicomansi dijo...

Yo la revisé por segunda vez hace poco y me entusiasmó igual...
véala, véala otra vez...

David dijo...

Pues no sé...La tendría que volver a ver...porque la cogí sin llegar a los veinte con muchas ganas y no es que me gustara mucho, no...
Pero tenía sus cosas, eso es verdad.
Un saludo.

Lovely dijo...

Yo no la he visto aún, pero esos tres fotogramas que has puesto me han impactado. Una fotografía expléndida. Tiene muy buena pinta. Es todo un descubrimiento para mí.

Francisco Machuca dijo...

Paso por aquí para saludarte.¡Cuánto tiempo!La película de Kubrick es magnífica y posiblemente una de las más olvidadas de él.Por cierto,hace poco acaba de reeditarse la magnífica novela.
Besos y un fuerte abrazo.

WODEHOUSE dijo...

Muy bonita y muy cuidada, una obra maestra. A mi me encanta esa peli, es que me gustaria meterme y todo.
un besazo, donde estás?

nancicomansi dijo...

DAVID: iba a decir que quizás la con el "acelerón" que llevamos todos en la adolescencia, el tono pausado y moroso de la peli no casan mucho, pero mi hijo de trece años la vió conmigo el otro día y la disfrutó un montón...no sé, cuestión de gustos, quizás, y más que nada...

LOVELY: Yo la "pillé" en una biblioteca, pero es de aquellas que quieres tener en tu Cdeteca para siempre...
hasta quizás en el Fnac la encuentres por cuatro durillos...,_)

FRANCISCO MACHUCA: Es verdad...cuanto, cuanto...
¿La novela? es verdad, de quién es? lo desconozco y sería interesante leerla para complementar la película...

WODWHOUSE:AICHS, SI!!!! estaríamos monisimas con esos cardados y lunares varios!!!!

Daniel dijo...

Barry L. es mi película. La habré visto unas 20 veces en el cine entre 1975 y 1980 y, por supuesto, tengo el DVD en casa. Sigue siendo un placer revisarla. Tiene la sólida y trabajada arquitectura de un edificio clásico. Todo está en su sitio. Nada destaca demasiado ni nada desentona; y para eso Kubrick dio los papeles protagonistas a dos actores no especialmente buenos.(Ryan O'Neal y Marisa Berenson).Así, solo son dos objetos estéticos más en el film
La novela en que se basa es de William M. Thackeray, escritor inglés del siglo XIX. En español, la ha editado Valdemar (2000), Cátedra (2006), y Destino (1943 !).